jueves, 28 de marzo de 2013

Incertidumbre.


El entrenador me mira y me reta enseguida
A jugar en una posición, hasta hoy desconocida
La desconfianza de días pasados me acecha
Debo dejar la vida por alcanzar la meta

Hambrienta incertidumbre que masticas mi cabeza
Intentas arrebatarme la futura certeza
Brazos en guardia, mirada encendida
La cintilla bien puesta y la pelota en los pies, prendida.

Me siento algo incomodo, pero se disimular
Punto flaco, no lo vas a encontrar
Aunque no veo el camino, caminan firmes mis días
Nada es casualidad, no hay guerrero sin heridas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada